Pasar al contenido principal

Caballito de mar

Nombre del autor

Montserrat Serramiá

Información biográfica

Emprendedora, esposa enamorada y orgullosa mamá. | 
Soy una mujer que aprendió a ser como esa mujer que hubiera querido ser desde niña. | 
No tengo todo lo que quiero, pero quiero mucho todo lo que tengo.

Artículos

El valor de la SINCERIDAD

Mi papá en la cima de la montaña de Montserrat" Vengo llegando de una charla para padres acerca de los valores en la escuela de mis hijos, en ocasiones me molesta que intenten fomentar los valores con pláticas teóricas y luego encontrarte a la misma gente actuando como siempre. Pero esta vez, salí con más ánimo que cuando entré. La charla fue llevada desde el principio para valorar la importancia que tiene un padre hacia el carácter de sus hijos.

3 min. de lectura

Anécdotas valiosas con moralejas importantes

Mi adolescencia no la recordaba con demasiado entusiasmo, ciertamente no hay a nadie a quien culpar. Algunas combinaciones fatales del destino como mi nombre y apellido, entre otros tantos factores, hicieron imposible que yo encajase de forma normal y me convirtieron en la bruja del grupo, un apodo al que le saqué mucho provecho, por lo que tengo que agradecer a los astutos que lo promovieron.

3 min. de lectura

Hoy es un día especial

Hace 18 años, me encontraba asustadísima en una sala de parto, sabía que ser madre era una responsabilidad enorme y con sólo 24 años me preocupaba mucho, la preocupación era tan grande que ensombrecía los demás sentimientos, además como las enfermeras asumieron que por el hecho de ser primeriza se iba a extender la dilatación, casi lo tengo sola en la sala de preparación, jeje! Ya en la sala de partos, médicos y asistentes se alertaron cuando obedientemente me subía a la camilla de partos, gritaron: “- NOO!!!

2 min. de lectura

¿Vivir queriéndose morir? O ¿Morir queriendo vivir?

Hace unos días, en una reunión familiar, se recordó al abuelo de mi esposo, León, que murió, diciendo a su hijo: -No me quiero morir… Esas fueron sus últimas palabras...¡Duro! Sobre todo cuando sabes de tanta gente más joven y más sana que piensa en la muerte como un alivio ¿Qué será peor? Cuestionó mi esposo al día siguiente:  ¿Vivir queriéndose morir? O ¿Morir queriendo vivir? La reflexión nos llevó a diferentes ejemplos, como el de mi propia abuela, ella terminó sus años de vida sin saber lo que quería (a causa del Alzheimer).

2 min. de lectura

Tú, él, ella, nosotros, ellos, yo... Todos...

 Estoy trabajando en un proyecto web de un portal del gobierno, en la sección del DIF donde mencionan los programas para mamás solteras entre 12 y 19 años y niños que trabajan en la calle no puedo evitar la necesidad de involucrarme más… Sin embargo, no es la primera vez que sé que existe esta realidad, pero el día a día te lleva por el camino que evita mirar hacia ellos. ¿Por qué pretendemos de los demás más de lo que nosotros damos?

2 min. de lectura

A 10 años de la muerte de una vida ejemplar

Favaloro nació en 1923, se graduó en 1949 y ejerció 12 años como médico rural en la localidad de Jacinto Aráuz. En 1962 se fue a la Cleveland Clinic, donde ganó fama y prestigio mundiales. Entonces decidió regresar al país, en 1971, para crear, cuatro años más tarde, la Fundación Favaloro, a la que imaginaba idéntica a la Cleveland estadounidense. Desde siempre sostuvo que todo universitario debe comprometerse con la sociedad de su tiempo y recalcaba: "quisiera ser recordado como docente más que como cirujano" .

2 min. de lectura

Hoy hace un año!

Conocer la historia de un vecino que con su camioneta ayudó a los bomberos a hacer una salida para rescatar más niños, fue nuestra inspiración para reconocer el valor humano en medio de la impotencia y crear este blog para seguir creyendo en los valores humanos... Luchar contra la impotencia es un acto heroico! Hoy los papás y mamás luchan contra su sentimiento de impotencia y el dolor les da fuerzas para seguir evitando que esto se olvide y hacer que los responsables de la tragedia paguen! Todos tenemos el mismo deber porque es la única manera de evitar que vuelva a suceder.

1 min. de lectura