Pasar al contenido principal

Un abuelo con moraleja

2 min. de lectura

Mi abuelo Felip tenía una agilidad mental a sus cerca de ochenta años increíble... jugábamos a la escoba del 15 y en la última ronda sabía perfectamente qué cartas teníamos mi abuela y yo, así que cuándo tardaba en jugar me contestaba; ¿Qué esperas? Usa la sota!
Y es que recordaba las cartas que habían salido y calculaba lo que quedaba.
Alguien con una habilidad así en la tercera edad era sorprendente, pero lo importante no es que seas inteligente, lo importante es para qué lo usas.
Sus hijos no le hablaban y mi abuela tenía anécdotas en las que siempre era el villano de la historia. 
Entre mis primeros recuerdos está mi colección de envolturas de los chocolates de animalitos que me regalaba casi a diario, eso me hacía sentir querida, pero jugar con él a la escoba del 15 era un reto que daba miedo, usaba su habilidad para humillar a sus contrincantes.
Aún así valoro mucho conservar esos recuerdos, mi abuelo fue un ejemplo a NO seguir.
Y todavía lo quiero, él supo cuando ya iba morir, nos llamó a mi mamá y a mi, un domingo, com tantos otros, que estaban todos mis tíos y primos de visita porque se rompió por segunda vez la cadera, cuando salió a callar a los perros que no le dejaban dormir la siesta, así era él, así tenía un dedo meñique a la mitad porque se lo arrancó de una mordida un burro que cacheteaba porque no quería andar... ¡Qué ironía! ¿Quién era más?...
Ése día parecía que decidió morir, nos llamó a mi mamá y a mi, y nos pidió que tomáramos la caja de puros que mi abuela le escondía, la razón era que quería regalar uno a cada nieto, se los juro, los nombró uno por uno, también a mí... mi mamá lloraba como si no fuera su suegro. Se murió esa noche y mamá dijo que no era necesario seguir su último deseo.
Siempre fue un peso para mí, no fue justo ni para él, ni para todos sus nietos. Pues sus puros era lo más preciado para él... A veces los adultos perdemos de vista lo importante. 
Se preguntan ¿por qué mi abuela le escondía los puros? Prescripción médica, mi abuelo había vivido con un pulmón y medio tapado de nicotina y cáncer en el duodeno, lo toleraba como quién cumple una condena, hasta ése día.
Soy afortunada, tuve un abuelo con moraleja =)

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.