Pasar al contenido principal

Con mi [email protected] no

1 min. de lectura

Es muy difícil aceptar esta realidad, todos creemos que estas cosas les sucede a otros, sin embargo el abuso sexual infantil no discrimina a razas, ni clases sociales. Es un problema que se hereda secretamente en millones de familias que a simple vista son muy normales.

Pertenezco a una familia que era vulnerable a esta situación, sufrí directa e indirectamente de diversas situaciones y hoy puedo decir con orgullo que es posible romper el ciclo. Gracias a personas tan valientes como Lidya Cacho, esta humanidad está cambiando. 

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.