Pasar al contenido principal

La difícil equidad de géneros

La difícil equidad de géneros
2 min. de lectura

Definitivamente tiene que ser difícil para un hombre relacionarse en una sociedad en la que las mujeres no son como a él le enseñaron desde niño. Es complicado a un hombre casado cuando su esposa gana más que él, es complicado para un padre escuchar a su hijo de 9 años darle una opinión diferente, es complicado tener que negociar con su esposa alguna adquisición de la casa. Por eso la transición a un mundo sin violencia es un camino que debe hacerse viendo ambos puntos de vista, es un error enfrentar a la Mujer vs. Hombre… Como si no se pueda equilibrar sino simplemente dar vuelta la tortilla, así no es tampoco.

La igualdad entre hombres y mujeres es una evolución que mejora la calidad de vida para ambos, soy esposa y madre de tres niños varones, cada vez que proclamo algún derecho hacia la mujer no lo hago sólo por mí o por las mujeres, es también para mis hijos, y todos los hombres. Debido a la crisis económica globalmente conocida, los ingresos de muchos esposos mermaron y las mujeres se vieron en la necesidad de cubrir con sus ingresos más gastos de la familia sino todos… ¿Qué sucede con nosotras antes esta circunstancia? Estoy segura que son pocas las mujeres que no lo sienten injusto.

En lo personal llegó un momento en que la responsabilidad caía en mí, y una parte de mí me decía que no era justo, esto limitaba mi negocio, ya que no me ocupaba tanto por hacer crecer mi negocio, porque era más importante asegurarme de que los ingresos del hombre sean iguales o superiores a los míos… Me tardé más de lo que hubiera deseado, pero me di cuenta que tantas palabras acerca de la igualdad eran completamente contradictorias con ése sentimiento que no dejaba superarme. Mi esposo no era quien me limitaba, eran mis prejuicios… Cuando por fin puse todo en una balanza y me di cuenta de cuáles eran las razones por la que lo amaba y cuanto me servían sus comentarios para tomar decisiones que ayudaban a cerrar un proyecto, me quité un peso enorme de encima y mi actitud cambió, ahora me siento más independiente que antes y la única cadena que rompí era una que yo sola me había puesto.

Dejar de quejarse del entorno y ver realmente qué está en nuestras manos para mejorarlo, es algo que cuesta muchísimo llevarlo a la práctica, sin embargo es tan fácil si nos damos cuenta que depende de nosotros mismos. Cuando la mujer en verdad se da cuenta que no es víctima, entonces desaparece el victimario y en la cultura de esta sociedad el victimario no siempre es de género masculino. Si queremos un mundo mejor, un mundo de equidad, seamos congruentes con nuestros pensamientos y actuemos!

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.